Iluminación arquitectónica

Entrada al museo
El principal objetivo de la iluminación en la arquitectura es realzar las formas y el diseño de los edificios. Gracias a la luz se puede alterar la apariencia de éstos sin modificar su aspecto físico, dándole mayor importancia a determinadas zonas o sirviendo de nexo entre diferentes áreas. La intensidad de la luz y su disposición influye en la percepción que los usuarios puedan tener sobre la arquitectura, provocando distintas respuestas emocionales e influenciando en cómo se sienten en un determinado lugar, si les agrada, les estimula, lo encuentran atractivo...
La luz hace que nos centremos en determinadas áreas u objetos, dando prioridad a unos sobre otros creando una jerarquía de elementos. Además puede conferir una mayor o menor profundidad a los diferentes espacios dependiendo de la zona que tenga mayor claridad. También se puede modificar la altura y la anchura sin tener que cambiar el espacio físico.
Sin embargo, a pesar de la enorme importancia que tiene la luz en nuestro día a día, normalmente sólo percibimos su ausencia. Esta percepción, a medida que se mejora el precio, la eficiencia, y el control de la iluminación, está cambiando. Gracias a esto, los arquitectos, artistas y diseñadores están buscando nuevas maneras de relacionarnos con nuestro entorno por medio de la iluminación.

Otro factor muy importante a tener en cuenta en la iluminación arquitectónica es el color. El color posee una temperatura la cual hace que podamos clasificarlo en cálido, frío o intermedio. La correcta proporción entre la temperatura del color y la iluminación hace que se produzca confort visual. Para reproducir con fidelidad los objetos se ha de tener en cuenta la relación entre la apariencia de color y la capacidad de la fuente de la luz. Los colores fríos se usan para emular la luz diurna en lugares donde se realizan actividades enérgicas. Por el contrario, los colores cálidos pretenden emular la luz nocturna, por lo que se usan en entornos relajados.
Otro elemento que hay que considerar es el color de los elementos, ya que al iluminar un objeto la unión entre su color y el color de la luz puede aumentar o disminuir el efecto que se desee crear, ya que el color y la textura de la superficie del elemento a iluminar puede, como hemos dicho anteriormente, el efecto de la luz.
En Espled nos comprometemos en conocer en profundidad a todos nuestros clientes para así poder complacer sus pretensiones y necesidades. Por ello nos interesamos en saber cuales son sus intereses, ideas, prioridades y valores. De esta manera nuestro equipo puede diseñar la solución más eficiente y más apropiada, que mejor se ajuste a sus necesidades, que sobrepasen sus expectativas y que aumenten el éxito empresarial de nuestros clientes. Nuestros productos están a la vanguardia de las principales tendencias de iluminación en cuanto a eficiencia, tecnología y sostenibilidad.